El BCE, la Fed y el Banco de Japón elevan su balance en cuatro billones en tres meses

Si algo dejó claro la pasada crisis financiera es que cuanto más se dilate la aplicación de medidas más lenta puede ser la recuperación, por eso esta vez Gobiernos e instituciones se han afanado en poner en marcha iniciativas para paliar los efectos negativos de la pandemia.

Noticias - jueves, 2 de julio de 2020

Fte: Cinco días

Si algo dejó claro la pasada crisis financiera es que cuanto más se dilate la aplicación de medidas más lenta puede ser la recuperación, por eso esta vez Gobiernos e instituciones se han afanado en poner en marcha iniciativas para paliar los efectos negativos de la pandemia. Los bancos centrales son el mejor reflejo de esta corriente y desde el pasado mes de marzo han desplegado un abanico de propuestas para apoyar la recuperación. Un movimiento que se ha traducido en la inyección de dinero en el sistema para evitar problemas de liquidez y mantener bajo control los costes de financiación.Mientras los Gobiernos aceleran sus planes de financiación para obtener los recursos necesarios con los que costear el gasto sanitario y social, los bancos centrales no han dudado en inyectar dinero al sistema. La consecuencia directa de ello es la ampliación de los balances y el giro de la política monetaria.

Si el año pasado la idea que imperaba en el mercado era la normalización, en este 2020 las medidas no convencionales vuelven a tomar el relevo. Desde el pasado mes de marzo, momento en el que la pandemia comenzó su expansión por Europa y EE UU, el balance de los tres grandes bancos centrales del planeta (el BCE, la Reserva Federal y el Banco de Japón) ha aumentado de manera conjunta en más de cuatro billones de euros, pasando de los 9,04 billones que tenían a cierre de febrero a los 13,35 billones actuales. El incremento de los balances sido una corriente progresiva desde 2008, pero la llegada de la crisis derivada del coronavirus ha provocado un incremento exponencial hasta niveles históricos.

El BCE, que en cuestión de meses ha pasado de estudiar una subida de los tipos a poner en marcha el programa de compras frente a la pandemia, ha elevado su balance un 31,9% (más de un billón), hasta los 6,2 billones de euros, el 52,8% del PIB de la zona euro. La institución que preside Christine Lagarde era reacia a la aplicación de nuevas medidas. Sin embargo, el incremento de las rentabilidades en el mercado de deuda, especialmente la de los países periféricos, revivió los fantasmas de 2011. El organismo rectificó y siguiendo los pasos de la Fed, puso en marcha una batería de medidas. A las subastas diarias de liquidez al sistema financiero, el BCE anunció una nueva ronda de financiación a tres años, conocida como TLTRO III, y vinculada a la concesión de créditos. El organismo cifra en tres billones estas medidas. Solo en la última subasta de liquidez la banca europea ha pedido 1,3 billones de euros.

Enlace al artículo

Servicios

    • Cobertura riesgo divisa
      Gestión riesgos materia prima
      Cobertura de tipos de interés
    • Políticas de gestión de riesgos
      Estrategia riesgo cero
      Gestión dinámica
    • Cuantificación del riesgo
      Valoración de estructuras
      Efectividad contable
    • Análisis económico
      Previsiones
      Tendencias

Herramientas

  • Informes y análisis Mercado, coyuntura, estrategia, ...
  • Cotizaciones e históricos Divisas, tipos de interés, bolsas, materias primas, BCE, FEB, ...
  • Calculadores Seguros de cambio, anticipos, opciones de divisa, valoración, factores de descuento, ...
  • Pronósticos Divisas, tipos de interés, indicadores económicos, materias primas, ...

Haznos tú consulta